EVANGELIO

Lc 1,1-4;4,14-21: Hoy se cumple esta Escritura.

Ilustre Teófilo:

Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la Palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea, con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.

Fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el Libro del Profeta Isaías y, desenrrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

«El Espíritu del Señor está sobre mí,

porque él me ha ungido.

Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres,

para anunciar a los cautivos la libertad,

y a los ciegos, la vista.

Para dar libertad a los oprimidos;

para anunciar el año de gracia del Señor.»

Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba, y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles:

-Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.

ORACIÓN

JESUS: “AMAME TAL COMO ERES”

Conozco tu pobreza, conozco las luchas y preocupaciones de tu alma, la fragilidad y las enfermedades de tu cuerpo; conozco tu cobardía, tus desfallecimientos. Pero a pesar de todo te digo: DAME TU CORAZÓN, ÁMAME TAL COMO ERES.

Si esperas ser perfecto para amar, no me amarás jamás. Aún cuando caigas a menudo en las mismas faltas que quisieras no cometer nunca, aún cuando fueras cobarde en la práctica de la virtud, NO ME NIEGUES TU AMOR.

Ámame tal como eres, a cada instante y en cualquier situación en que te encuentres: en el fervor o en la aridez espiritual, en la felicidad y hasta en la misma infelicidad. Ámame, Tal como eres. QUIERO EL AMOR DE TU CORAZÓN HUMILDE.

Si para amarme esperas ser perfecto no me amarías nunca. ¿No podría Yo hacer que cada grano de arena sea un ser radiante, lleno de pureza, de nobleza y de amor? ¿No podría Yo, con el menor designo de mi voluntad, hacer surgir de la nada miles de santos, mil veces más perfectos y más encendidos en amor que los que he creado? ¿No soy Yo, el Omnipotente? ¿Y si quisiera dejar para siempre en la nada a estos seres maravillosos, y preferir, a ellos, tu amor?

Hijo Mío, DÉJAME QUE TE AME.

Quiero tu corazón, quiero formarte, pero mientras tanto, TE AMO COMO ERES. Y anhelo que tú hagas lo mismo. Deseo ver, desde el fondo de tu ser, elevarse y crecer como tu amor.

AMO EN TI HASTA TU MISMA DEBILIDAD.

Amo el amor de tus imperfectos. Quiero que desde tu pobreza, se eleve continuamente este grito: “Señor, te amo”. Es el canto de tu corazón el que más me agrada. ¿Necesito, acaso, de tu ciencia, de tus talentos? Es algo más que virtudes lo que busco. Si te las concediera, tu amor propio, pronto las debilitaría. Por ello no te inquietes. Acepto de ti lo poco que tienes 

porque te amo. Yo te he creado para el amor. ¡AMA! El amor te impulsará a hacer lo que tengas que hacer, aún sin que lo pienses. No pretendas otra cosa sino llenar de amor el momento presente. HOY ME TIENES A LA PUERTA DE TU CORAZÓN COMO UN MENDIGO. Llamo y espero. Apresúrate a abrirme. No te excuses de tu pobreza. Si la conocieras plenamente, morirías de dolor.

LO QUE MAS HIERE MI CORAZÓN ES VERTE DUDAR, CARECER DE MI CONFIANZA, Y RECHAZAR MI AMOR.

Quiero que pienses en Mí cada instante del día y de la noche. No hagas nada, ni la acción más insignificante, sino es por AMOR A MI. Cuando tengas que sufrir, Yo te daré mi gracia. Tú dame tu amor y conocerás un amor tan grande como jamás podrías soñar. Pero no te olvides: ÁMAME, TAL C0MO ERES. Y no esperes a ser santo para entregarte al amor. De lo contrario, no amarás jamás”.

CANCIONARIO

Tú eres la luz
Que brilló en las tinieblas
Abrió mis ojos pude ver
Mi corazón adora Tú hermosura
Esperanza de vida eres tú
Vine adorarte, vine a postrarme
Vine a decir que eres mi DIOS
Solo Tú eres grande, solo Tú eres digno
Eres asombroso para mi

Quiero alabarte sin parar todo los días
Que tu presencia sea el anhelo de mi vida
Yo quiero hacer tu voluntad
Señor yo te quiero agradar
Y quiero darte siempre el primer lugar
Yo quiero darte siempre el primer lugar
Si tu eres el rey
El rey de mi vida
El número uno en mi corazón
A ti yo te rindo todo lo que soy
Si tu eres el rey
El rey de mi vida
El número uno en mi corazón
A ti yo te rindo todo lo que soy

Mi corazón quiere alabar, alabarte
Mi corazón quiere adorar, adorarte
Mi corazón quiere alabar, alabarte
Mi corazón quiere adorar, adorarte
Cristo reina, Cristo reina, Cristo reina con poder
Cristo reina, Cristo reina, Cristo reina, con pode

Tú eres la luz
Que brilló en las tinieblas
Abrió mis ojos pude ver
Mi corazón adora Tú hermosura
Esperanza de vida eres tú
Vine adorarte, vine a postrarme
Vine a decir que eres mi DIOS
Solo Tú eres grande, solo Tú eres digno
Eres asombroso para mi

Espíritu ven, los muros caerán
Espíritu ven, el cielo vendrá

Mi corazón quiere alabar, alabarte
Mi corazón quiere adorar, adorarte
Mi corazón quiere alabar, alabarte
Mi corazón quiere adorar, adorarte
Cristo reina, Cristo reina, Cristo reina con poder
Cristo reina, Cristo reina, Cristo reina, con pode

El esplendor de un rey
Vestido en majestad
La tierra alegre está
La tierra alegre está
Cubierto está de luz
Venció la oscuridad
Y tiembla a su voz
Tiembla a su voz
Cuán grande es Dios
Cántale cuán grande es dios
Y todos lo verán, cuán grande es Dios

Quiero alabarte sin parar todo los días
Que tu presencia sea el anhelo de mi vida
Yo quiero hacer tu voluntad
Señor yo te quiero agradar
Y quiero darte siempre el primer lugar
Yo quiero darte siempre el primer lugar
Si tu eres el rey
El rey de mi vida
El número uno en mi corazón
A ti yo te rindo todo lo que soy
Si tu eres el rey
El rey de mi vida
El número uno en mi corazón
A ti yo te rindo todo lo que soy

Gloria, gloria
A Jesús el Señor
Al Cordero de Dios
Al Nombre sobre todo Nombre