Apostolado Sagrado Corazón para vivir en familia

“Bendeciré las casas y los lugares en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada”  “Daré paz a sus familias

La personas que trabajamos en el apostolado tenemos una fe firme en estas promesas del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque. Por eso nuestra labor es invitar a las familias a que “entronicen” al Sagrado Corazón en sus hogares y se consagren a Él. Entronizar es ponerle a Él en el centro, darle nuestra vida, tal como somos, con lo bueno y con lo malo que tenemos individualmente y como familia, confiando en que Él nos puede transformar.

Las familias acuden a una charla y a una Misa increíble donde se realiza la consagración. Decimos increíble porque hay un antes y un después de esa Misa, no por nuestro mérito, sino por la seguridad que tenemos en que Él cumple siempre sus promesas.

También estamos llevando en Barcelona el apostolado de la Guardia de Honor, algo aparentemente sencillo pero que cambia nuestra vida. Se trata de dedicar una hora al día de nuestra labor cotidiana a reparar al Corazón de Jesús. No es una hora de oración, no hay que desplazarse a ningún sitio. Lo único que hay que hacer es ofrecer esa hora en la que trataremos de sonreír más, enfadarnos menos, trabajar con más detalle…todo ofrecido para reparar el Corazón de Jesús herido por nuestros pecados e indiferencias. En la Misa de incorporación que se celebra, recibimos la medalla y la inscripción que nos une a miles en el mundo que en cada hora están consolando a Jesús como lo hicieron la Virgen María, san Juan y Santa Magdalena a los pies de la Cruz. Por eso somos Guardias de Honor, porque es un honor ocupar su lugar a los pies de la cruz durante una hora al día.

Tenemos Misas de Consagración y Misas de Guardia de Honor casi todos los meses en el Monasterio. Ojalá los que aún no lo han hecho se animen a consagrarse y inviten a otros a hacerlo. Es lo que nos pide el Sagrado Corazón: que traslademos esta invitación a abrirle las puertas del hogar a todos, que seamos sus portavoces. Nada más ni nada menos. Él hace el resto.

Los nombres de las más de 600 familias que se han consagrado al Sagrado Corazón de Jesús son entregados en un acto de reparación en el Cerro de los Ángeles en Getafe, Madrid.

Las Carmelitas del Cerro de los Ángeles custodian la única parte del monumento al Sagrado Corazón  que fue “fusilada” y dinamitada que quedó entera: el Corazón.

Hasta este convento nos acercamos con muchísima ilusión todos los integrantes de  los equipos del “Apostolado del Sagrado Corazón para vivir en familia”.  Llegábamos desde Mallorca, Sevilla, Córdoba, Valencia, Bilbao, Madrid, Barcelona…

Llevábamos una ofrenda preciosa para reparar este Corazón de Jesús herido que tanto nos ama. Se trata de un libro en el que están escritos los nombres de las más de 600 familias que han abierto las puertas de sus casas y han dado el reinado de sus hogares al Sagrado Corazón de Jesús. También los nombres de los sacerdotes que han colaborado en el apostolado, los de los benefactores y tantos amigos que han hecho posible que el Reino de Cristo se extienda por toda España.

Tras la Misa en el Carmelo donde hicimos la ofrenda, el libro fue depositado en el torno del convento para que las hermanas lo llevaran junto a esa “piedra” que es el símbolo del Amor herido que nunca deja de esperarnos.

Fue un fin de semana intenso en el que hubo tiempo para la Adoración Eucarística, la formación, la convivencia, la visita a las monjas salesas que llevan el apostolado de la Guardia de Honor… un fin de semana de Cielo.

No podemos más que dar gracias por este apostolado del RC que está haciendo tanto bien. Y estamos seguros que los frutos que el Sagrado Corazón nos permite ver, no son nada en comparación con el bien oculto que Él va obrando en cada alma y en cada familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.