El ADN de un apóstol

«¿Cómo encuentro este sentido profundo y pleno de mi vida?»

Con el café a la mitad y un bocado de croissant de jamón y queso en la boca, qué podría decir a Jorge. Es la pregunta del millón, que solo puede responder Jesús. Desde el Regnum Christi queremos responder a esta pregunta, pero no solo en la teoría, sino en la práctica y la vida. Queremos que haya apóstoles, comunidades de apóstoles, que salgan al encuentro de estas preguntas y que acompañen a encontrar el Amor transformante de Jesucristo. 

¡Cuántos jóvenes, y no tan jóvenes, hay como Jorge en Barcelona! Ni siquiera uno de cada diez catalanes experimenta a Jesús con frecuencia en la Iglesia.

En Barcelona hay cada vez más oportunidades de experimentar el poder del Amor de Dios: Effetá, Emaús, Alpha, Sponsus, Proyecto Amor Conyugal, Sagrado Corazón, y colegios que llevan años educando y evangelizando.

Pero la gran mayoría de las personas en nuestra sociedad viven sin el conocimiento y amor de Jesús. Son, somos, necesitados de una plenitud, un amor, un sentido en medio del sufrimiento e incertidumbre que solo nos da Jesús. Y no de cualquier manera…

Cuando hace unas semanas tuvimos la oportunidad de visitar una comunidad Regnum Christi en Viena. En menos de 48 horas, nos dieron una auténtica lección sobre cómo vivir la fe en comunidad para salir al encuentro de los que no conocen el Amor de Dios.

En el Regnum Christi nos dedicamos a formar apóstoles para saciar esta sed, pero un apóstol verdadero solo se da en comunidad.

Llevamos varios años en Barcelona reflexionando sobre lo que Dios nos pide al Regnum Christi aquí. Más allá de qué actividades, temas de formación o discernimientos teóricos… ¿Qué estamos llamados a ser y hacer para nuestra Iglesia?

Hay una misión que va mucho más allá de cualquier persona o grupo. Requiere que nos unamos profundamente como comunidad de apóstoles, llamados a salir al encuentro de las personas, revelarles el Amor de Jesús, invitarles a unirse a la misión en comunidad de formar y acompañar comunidades de apóstoles para transformar Barcelona.

Es momento de unirnos de corazón y de verdad. Requerirá discernimiento, decisiones concretas, mucha paciencia, disciplina, humildad y esfuerzo. Pero es la respuesta a la misma invitación de Jesús, «Id al mundo entero,» a Barcelona, haciendo discípulos y formando comunidades de apóstoles.

Mark Thelen, LC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.