Belonging and believing en el RC

“…Regnum Christi [es] una familia espiritual y un cuerpo apostólico,”

Estatutos de la Federación Regnum Christi, número 3. 

Profundizamos en noviembre sobre el Regnum Christi como una comunidad de apóstoles (https://monestir.org/el-adn-de-un-apostol/). 

Hoy en día se habla mucho de “belonging before believing” (pertenecer antes de creer) porque para muchos es más importante el hecho en sí de pertenecer a cualquier comunidad que los principios o motivos de fondo.

¿Pero cómo se caracteriza una comunidad de apóstoles?

¿Cómo eran los 12 y Jesús? ¿Cómo vivían los primeros cristianos, según nos cuentan los Hechos de los Apóstoles? ¿Cómo deberíamos vivir una comunidad de apóstoles en Barcelona en el siglo XXI?

Me acuerdo perfectamente cuando con 16 años conocí una comunidad de apóstoles de Regnum Christi en los EEUU. Los conocí evangelizando puerta a puerta en un pueblo pequeño de Nueva York. Llamaban la atención su oración, su formación, su caridad, y su celo por llevar el Amor a los demás. Se les veía como cristianos que se tomaban en serio su misión. Yo quería lo que ellos tenían.

Pero hoy en día, ¿qué atraería a otros a mi comunidad? ¿Qué me sigue atrayendo a mí? No en la teoría, sino en la práctica.

¿Tradiciones de toda la vida? ¿Un sacerdote o persona carismática que arrastra? ¿Recursos materiales o instalaciones? ¿Programas de formación y apostolado? ¿Macro-eventos?

Todas estas cosas son interesantes y algunas hasta importantes pero no son el núcleo de una comunidad de apóstoles por lo que se nos debería caracterizar. Nos quedamos muy lejos de lo que Dios quiere ofrecer a su Iglesia.

Hay comunidades que a veces se caracterizan por cosas que no acaban de convencer o llenar de verdad. Todos conocemos (o somos parte de) estos grupos que no acaban de ser esta comunidad de apóstoles alrededor de Jesucristo que están transformando corazones y el mundo. Nos aportan, aportamos cosas buenas, pero no son la comunidad de apóstoles a la que Jesús nos llama. 

Algunos de esos grupos podrían ser… 

  • La comunidad – experiencia emotiva en que voy buscando actividad tras actividad para seguir encontrando la emoción y motivación que necesito para seguir a Jesús. Es muy bonito. Llena por un tiempo. Quiero invitar a otros. Pero después de un año o dos ya no es lo mismo. Busco otro grupo que me ofrezca algo más. Creo que encuentro uno, o creo uno nuevo yo, y llevo a mi grupo de amigos. El ciclo empieza de nuevo.
  • La comunidad – reunión familiar en que busco estar junto con los demás el mayor tiempo posible. Cuando no es una misa, adoración, o formación, vamos de viaje o a cenar. Estamos cada vez más unidos y juntos pero nunca sabemos exactamente para qué. Somos amigos, casi se podría decir familia, pero podría ser donde sea. Siempre podremos tener un motivo para estar juntos pero nos cuesta cada vez más crecer y compartirlo con otros.
  • La comunidad – aula de clase que ofrece mucha formación y estabilidad. Tenemos cantidad de medios para formarnos: charlas, grupos de estudio, libros, y más. Vamos semanalmente para recibir una lección espiritual, moral, o simplemente personal. Nos vamos formando en la verdad. Tenemos todos los elementos ordenados en nuestra vida pero la comunidad de fe es simplemente un elemento más.

Pero hay otro tipo de comunidades y forma de pertenecer a ellas: Son las comunidades con propósito.

Una comunidad de apóstoles es una comunidad con propósito donde todo en la vida de esos apóstoles  gira alrededor de Jesús y su misión de evangelizar. Lejos de hacerse cada vez más fácil el camino, a veces cuesta cada vez más. Pero Él nos da la fuerza. Vemos con mayor claridad cómo nos pide orar juntos, formarnos, acompañarnos, y ponernos a disposición de una misión que nos supera. Es algo que llena profundamente y da fruto verdadero y abundante en el largo plazo.

Es posible, no, necesario, que haya comunidades con propósito: una comunidad de apóstoles, una familia espiritual y un cuerpo apóstolico. ¡Barcelona, Cataluña, España, el mundo lo necesita!

¿Quieres?

Varias ideas de este artículo están basadas en el libro The Purpose Driven Church by Rick Warren.

1 comentario en “Belonging and believing en el RC”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.