Testimonio Ejercicios Espirtiuales hombres

El fin de semana del 22 al 24 de este mes de abril tuvo lugar el retiro anual de hombres en la casa de espiritualidad de Sant Joan de Vilatorta, dirigido por los padres José-Félix Medina L.C y Manuel Aromir L.C
El retiro fluyó en un ambiente de acogedora fraternidad y amistad, que se hizo patente incluso durante el prescriptivo silencio. Las meditaciones predicadas por el padre José-Félix se basaron en diversos personajes de los Evangelios (Bartimeo, Zaqueo, Jairo, Lázaro, Tomás y Dimas). Cada uno de ellos cuenta su transcendental encuentro que cambiará sus vidas, hablado en primera persona, lo que le da una original fuerza narrativa que penetra más fácilmente en el corazón del ejercitante. Al menos, yo lo viví de este modo.
En cuanto a las dos charlas impartidas por el padre Manuel, partieron del mandamiento evangelizador que Cristo dio a sus apóstoles, para trasladarlo luego a nuestro compromiso de apostolado propio del carisma del Regnum Cristi. El sábado, durante el Via Crucis que rezamos por el jardín, al llegar a las últimas estaciones, “el sol se oscureció” y la tempestad arreció, con un viento huracanado que nos obligó a refugiarnos en la casa.
En el proceloso mundo en que vivimos, los ejercicios espirituales son un remanso de paz y silencio, en que podemos escuchar la voz de Dios, para reorganizar nuestras vidas a la luz del Evangelio. Casi siempre he acudido a esta cita anual y siempre he salido renovado y con más armas para vencer en el combate espiritual de cada día y también hemos estrechado los lazos de amistad entre los participantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.